Margarita Arellanes se deslinda de Monterrey y entrega la ciudad a Dios

Margarita ArellanesPara empezar debo de aclarar que lo que voy a decir en las siguientes líneas lo diré con un gran respeto a todos los creyentes de cualquier fé, la hermana Margarita Arellanes Cervantes alcaldesa del Municipio de Monterrey estuvo presente en un evento llamado “Monterrey Ora”, en el kiosko de la Plaza Zaragoza en la Macroplaza, en el cual la edil durante su presentación entregó la ciudad de Monterrey a Jesucristo, será que ella ya no se siente apta para poder cargar el gran peso de ser Alcaldesa.

“Yo Margarita Alicia Arellanes Cervantes entrego la ciudad de Monterrey, Nuevo León , a nuestro señor Jesucristo para que su reino de paz y bendición sea establecido. Abro las puertas de este municipio como la máxima autoridad”, dijo  la edil panista.

No veo correcto ni ético que la Alcaldesa se ponga a orar en un evento público, ya que ella gobierna para la ciudadanía que en la cual profesamos muchas diferentes creencias religiosas, cuántas veces se ha criticado a los alcaldes, gobernadores y hasta los presidentes por estar en los eventos religiosos y máxime en horas laborales, ya que por la gran diversidad de creencias religiosas esos actos molesta a muchos, no debemos olvidar que nuestro país es laico.

La asociación religiosa “Cristo para las Naciones Monterrey” invitó por medio de su cuenta de Facebook a los cristianos diciendo: “HOY! Oremos por las Naciones! Oremos por México! Oremos por Monterrey! HOY a las 6PM, más de 10 mil cristianos estarán en la Macroplaza (Plaza Zaragoza – Kiosko – Morelos) de Monterrey para ser testigos de la entrega histórica de Monterrey a Jesucristo de parte de la presidencia municipal.”,

Oremos1

La verdad creo que la alcaldesa de Monterrey abusó de su poder para anunciar su religión, la cual respeto muchísimo, pero no es válido que como autoridad declare: “Abro las puertas de este municipio a Dios como la máxima autoridad ”, ya que al decir esto ella literalmente se hace a un lado y deja en manos de Dios el rumbo de nuestra ciudad.

Ahora bien, Margarita Arellanes NO es dueña de la ciudad de Monterrey, esto para empezar, es simplemente una representante elegida por el pueblo mediante una elección política, más no religiosa, además no debió en ningún momento abusar de su cargo para profesar alguna religión, lo único que demuestra la polémica Alcaldesa es su falta de poder para llevar a cabo sus labores en su cargo.

Si Margarita Arellanes “entregó” la ciudad de Monterrey a Dios, entonces qué demonios está haciendo en su cargo, si no puede con el paquete de Alcaldesa, que renuncie y deje en manos de políticos verdaderos y deje de estar jugando a la oradora y se vaya a profesar la religión que quiera, pero que abandone su cargo como Alcaldesa de Monterrey.

Aquí el video de la entrega de la ciudad de Monterrey a Dios:

Diego de Montemayor
@DiegoMCom